Directo al Paladar
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los amantes de la buena cocina saben que, detrás de un delicioso plato, siempre hay una gran historia. Recetas, preparativos, ingredientes, mucha dedicación y, por supuesto, un cocinero. Un «maestro de ceremonias» que no nació sabiendo. Sí, ¡hasta el más habilidoso tuvo que aprender!

De hecho, cualquier historial en la cocina está lleno de errores, platos quemados y recetas que han acabado en la basura. Pero la dedicación siempre tiene su recompensa: aprender a cocinar solo trae ventajas. Por eso, no hay que perder oportunidades como la que ahora brinda la Oreo Academy, la academia oficial de Oreo que anima a todos los mayores de 16 años a cocinar jugando y jugar cocinando.

En su plataforma online, su director, Aleix Puig, y los tres profesores titulares comparten los mejores trucos para preparar tartas, batidos y muffins con galletas Oreo. Seguir sus consejos y participar en los retos que plantean tiene premio: un robot de cocina valorado en 1.200 euros.

 

Ganarlo es un aliciente, pero no el único, porque aprender a cocinar lleva implícitas muchas ventajas. Veamos algunas de ellas.

Ganar independencia

Aprender a cocinar es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos al independizarnos. Pero que no cunda el pánico: una de las maravillas de la cocina es empezar con platos sencillos y terminar haciendo virguerías. De llevar siempre los lunes a la oficina el tupper con las sobras del domingo que nos han guardado nuestros padres a presumir de nuestra propia elaboración solo hay un paso: ponerse ante los fogones y descubrir que sí se puede.

En Oreo Academy, cada curso consta de cuatro vídeo recetas, que van aumentando la dificultad progresivamente. Poco a poco, aprenderemos a cocinar sin depender de ayuda y por nosotros mismos. Un paso que hay que dar para ser totalmente independientes.

recetas Oreo

Ahorrar a final de mes

Cocinar nuestros propios platos en casa puede suponer un ahorro muy importante a largo plazo. Decidir qué vamos a preparar antes de ir al supermercado, optar por ingredientes de temporada y ser creativos a la hora de aprovechar los restos pueden ser las mejores estrategias para gastar menos en alimentación.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el año 2018 cada español gastó una media de 2.526 euros en alimentos y bebidas. El 86,1% del consumo se realizó dentro de casa. Con un poco de organización, es posible optimizar las recetas y convertir el hábito de comer en casa en una forma de ahorrar.

Dar rienda suelta a la creatividad

La cocina puede convertirse fácilmente en un hobby con el que dejar volar la imaginación. Aunque puede parecer que las recetas deben seguirse al pie de la letra, lo cierto es que, una vez que se conocen, es posible innovar y probar cosas nuevas.

Además de con los sabores, la cocina en general y la repostería en particular permiten jugar con las texturas, los colores y hasta con la decoración. Con unas pocas nociones y dando rienda suelta a la imaginación, pueden personalizarse los postres en función de los gustos de cada uno, el evento o la época del año. A la hora de ser original, todo vale: un decorado, ingredientes diferentes o hasta sugerencias de presentación dignas del mejor restaurante.

Mejorar en sostenibilidad

Generar menos residuos y reducir el desperdicio de comida es otro de los motivos que animan a cocinar en casa. Se calcula que, en total, los hogares españoles tiraron a la basura más de 1.300 millones de kilos de comida y bebida en 2018. Una cifra que tiene un impacto negativo tanto a nivel social como medioambiental: disminuir la pérdida de alimento podía beneficiar al equilibrio de nuestro planeta.

Al cocinar aprendemos a administrar las porciones, a comprar solamente lo que hace falta y a aprovechar los restos para crear platos nuevos. Con el tiempo, es posible llegar a reducir el desperdicio de alimentos de forma total.

Concienciar en la igualdad

Hubo una época en la que cocinar para la familia era tarea exclusiva de la mujer. Hoy eso ha cambiado, y las familias tienden a dividirse las tareas del hogar. En muchos casos, aprender a cocinar es dar un paso más hacia la igualdad entre hombres y mujeres.

Hacer felices a los demás

Lo mejor de cocinar es, muchas veces, compartir los resultados. Un buen postre puede marcar la diferencia y convertir cualquier evento en un éxito. La Oreo Academy, dirigida por Aleix Puig, cuenta con tres profesores especializados en tartas, batidos y muffins (Rafa, Anaísa López y Alma Obregón, respectivamente).

Con las clases, los trucos y los consejos de cada uno de ellos es posible crear postres como un experto repostero. Además, la academia ha preparado un reto que gira alrededor de las galletas Oreo: un concurso de cocina en el que hay que elaborar una receta propia por cada especialidad y recrear la que finalmente propondrá Aleix Puig en su masterclass. El ganador se llevará un robot de cocina valorado en 1.200 euros.

Ya no hay excusa posible para no aprender a cocinar.

Imágenes | Unsplash/Toa Heftiba, Oreo Academy